Una Visión Personal de la Arquitectura

“El mejor negocio de la vida es ser humano”
Fernando Savater

Quizá la cualidad más maravillosa que tiene el ser humano es el don de poder transformar su realidad. Esta cualidad o capacidad presente en todas nuestras acciones individuales -que se potencia en nuestras acciones sociales y colectivas-, adquiere un valor exponencial que sobrepasa la relación proporcional de la suma de esfuerzos y voluntades que acompañan a las ideas que cambian al mundo, conformando así la sinergia que hace historia.

Como todo gran poder, implica una gran responsabilidad, por lo que su aplicación debe ser sistémica, ordenada y armoniosa, para procurar el desarrollo y bienestar integral de las personas tanto como individualidades, como en grupos. Propiciando relaciones prósperas entre si y sus semejantes, de igual manera con sus familias, colectivos, empresas, instituciones, entre otras formas de relación y organización social que coexisten en las ciudades y en sus variantes rurales.

La ciudad como un todo, depende estructuralmente de su buen funcionamiento de la arquitectura y el urbanismo, por lo que resulta indispensable pensar a la arquitectura más allá del edificio o de la simple decoración de interiores, simplemente es profundizar en el carácter ergonómico y social de la arquitectura desde una perspectiva holística, sistémica y sostenible, entendiendo a la arquitectura y sus frutos como elementos de relación e interconexión entre las personas en sus diferentes facetas de vida en sociedad.

Al pensar la ciudad como un organismo o sistema complejo, propone al arquitecto un reto que va más allá del diseño, el uso y la forma, lo que invita a plantear la necesidad de un arquitecto (y su obra) como un ente planificador y ordenador social, es decir, convertirse en un generador de políticas que interviene de forma transversal la condición humana y las relaciones del ser humano con su entorno -hecho que lo incluye-, incidiendo incluso en su dimensión espiritual, la cual está íntimamente ligada al nivel de calidad de vida que experimenta al interactuar con los elementos arquitectónicos y urbanísticos que forman parte integral de su medio ambiente.

La arquitectura tanto como arte, ciencia y expresión del poder creativo y transformador del ser humano es indudablemente la forma y método de pensar, crear, hacer, ordenar y reestructurar los elementos de la ciudad y sus usos para generar calidad de vida.

Ensayo breve sobre la visión personal de la arquitectura
Cátedra: Introducción a la Arquitectura
Universidad Rafael Urdaneta
Maracaibo, 2015A

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s